¿Es real el TDAH o no lo entendemos realmente?

by CJ McDaniel // abril 2 // 0 Comments

La cuestión de si el TDAH es real o no ha sido un tema muy controvertido durante muchos años. Responderé a la pregunta muy sucintamente para ayudar a aclarar cualquier malentendido.

El TDAH es real y realmente no lo entendemos. Lo que se quiere decir con esa afirmación es que el TDAH es mucho más complejo de lo que normalmente pensamos. Entonces, cuando hacemos la pregunta de si el TDAH es real, sin saberlo, estamos sacando a relucir un tema muy complejo y amplio.

¿Qué está tratando de preguntar alguien cuando plantea la pregunta “¿es real el TDAH”?

Desafortunadamente, a veces lo que el interrogador está recibiendo es un intento de invalidar las experiencias, desafíos y dificultades que alguien que ha sido etiquetado con TDAH ha enfrentado en su vida.

La intención detrás de esta línea de cuestionamiento ha sido muy criticada en Internet por hacer que las vidas de las personas que luchan con el TDAH sean aún más difíciles a medida que lidian con personas que malinterpretan y no aceptan sus diferencias y desafíos a diario. Creo que esto es un gran perjuicio para las personas que han sido etiquetadas con TDAH, las familias y los seres queridos de las personas que viven con TDAH, y para los profesionales que ayudan a las personas con TDAH.

Ahora, dicho esto, puede haber otra intención detrás de la pregunta “¿es real el TDAH?” que podría ser de gran apoyo para las personas con TDAH. Ciertamente, si le preguntaras a cualquier persona que lucha con el TDAH, diría que es real, porque sus luchas son muy reales. Lo que podría ser beneficioso para las personas con TDAH es reformular la pregunta desde el punto de vista de ¿entendemos completamente qué es el TDAH?

Entonces, yo diría que las experiencias y luchas de las personas son muy reales y no entendemos completamente la naturaleza completa de esas luchas ni lo que las está causando. Cualquier intento de comprender completamente la naturaleza de las luchas y lo que las está causando sería de gran valor para las personas que han sido etiquetadas con TDAH y están luchando a diario.

Para abordar estas preguntas tenemos que mirar y abordar qué es el TDAH y qué significa que algo sea real.

El TDAH es un término que los profesionales de la salud mental crearon en función de la similitud colectiva de los síntomas de las personas que experimentan dificultades en sus vidas que afectan su capacidad para funcionar en la sociedad. Lo común de esos síntomas son las dificultades de atención y, a veces, la hiperactividad. Por lo tanto, los profesionales de la salud mental acuñaron el acrónimo trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Entonces, ¿acabamos de definir qué es el TDAH o simplemente describimos un conjunto de síntomas que tienen las personas?

Obviamente, hicimos esto último. Si hiciéramos lo primero con precisión, entonces no habría necesidad posterior de investigación sobre el TDAH. Los profesionales tendrían una comprensión completa del TDAH, porque su definición de TDAH es equivalente a lo que es el TDAH. Desafortunadamente, las cosas no son tan simples o fáciles.

Si bien el término TDAH puede describir un conjunto de síntomas que muchas personas comparten, es solo un término descriptivo. Un término descriptivo es diferente de la experiencia que está tratando de describir. Además, un término descriptivo no produce una comprensión profunda de la experiencia, sino más bien sólo lo que es observable en el exterior. De esta manera, la experiencia interna del TDAH sigue siendo un misterio para un observador externo.

Con el fin de ayudar plenamente a las personas que están luchando con lo que estamos llamando TDAH – tendremos que entender la experiencia del TDAH. El primer paso para hacer esto es separar el término descriptivo del TDAH de la experiencia real de lo que llamamos TDAH. Lo que las personas experimentan es real, y esas experiencias deben estudiarse rigurosamente para producir conocimientos y experiencia útiles sobre cómo ayudar a las personas con esas experiencias.

Si no estudiamos las experiencias, entonces solo estaremos tratando con los términos descriptivos externos del TDAH. Desafortunadamente, esto solo permitirá un progreso a nivel superficial y muchos más desafíos para las personas que están teniendo la experiencia de lo que fueron: TDAH.

Uno de los mayores servicios que se pueden hacer a las personas etiquetadas con TDAH es ser definido por un término descriptor sin una mirada exhaustiva a sus experiencias internas. Un ser humano es mucho más complejo y matizado que lo que puede contener un acrónimo de cuatro letras, y aunque los diagnósticos son útiles, una terminología tan simplista puede conducir a grandes malentendidos.

Por lo tanto, para aportar claridad a este tema, debemos afirmar que las experiencias de las personas que luchan con lo que llamamos TDAH son reales y deben analizarse muy de cerca para lograr una verdadera comprensión. Es por eso que digo que el TDAH es real, pero no lo entendemos completamente. Es esta brecha entre la terminología descriptiva y la experiencia humana real lo que afecta a los muchos que sufren a diario.

Imagínese si quiere que en lugar de difundir definiciones de diagnóstico creadas por observadores externos durante las campañas de concientización, en su lugar difundamos historias de la vida real de las experiencias diarias de las personas. Imagine el impacto en las personas que no tienen esas experiencias, y cómo podrían comprender mejor lo que otras personas están pasando al escuchar esas experiencias y colocarse en esas experiencias.

El mayor regalo que alguien tiene que dar a otro es el reconocimiento de su propia falta de conocimiento. Sin este reconocimiento no puede haber intercambio ni crecimiento entre los pueblos. Hay mucho que no se entiende sobre lo que llamamos TDAH, y sobre todas las áreas de la vida que se ven afectadas por él.

Un reconocimiento de esta falta de conocimiento es el mayor servicio que podemos dar a aquellos que están luchando con la experiencia de lo que llamamos TDAH. Es a través de este reconocimiento que la verdadera comprensión puede comenzar.

Es importante que en el espíritu de este reconocimiento abordemos qué es lo que alguien quiere decir cuando pregunta si algo es real o no.

Determinar la realidad es un tema muy complicado que puede ir desde la neurobiología, la física cuántica, la filosofía, la religión, la cosmología. Sin embargo, por la simplicidad de este artículo, asumiré que el interrogador está buscando determinar si el TDAH es una enfermedad médica real.

Médicamente hablando se clasifica como una discapacidad y un trastorno del aprendizaje con ciertos marcadores genéticos en las indicaciones neurobiológicas. Es importante en ese análisis honrar nuestro compromiso con aquellos que luchan con lo que llamamos TDAH admitir que esos marcadores genéticos e indicaciones neurobiológicas no son lo mismo que el término descriptivo llamado TDAH.

En otras palabras, las personas que están etiquetadas con TDAH tienden a tener ciertos marcadores genéticos e indicaciones neurobiológicas. Sin embargo, eso no significa que haya un gen o sustancia química del TDAH en el cuerpo que pueda ser probado. Una representación del TDAH de esa manera definitiva ofusca la realidad y lo hace más difícil para las personas que luchan con la experiencia del TDAH.

La razón por la que este es el caso es porque la gente tenderá a creer que si no hay una prueba para un químico o un gen, entonces no hay forma de determinar si es real. Además, la gente creerá que si no hay un químico o gen para el TDAH, entonces no puede ser real.

Este es un pensamiento muy desafortunado y conduce a muchas dificultades para las personas etiquetadas con TDAH mientras intentan explicar sus luchas a familiares, amigos, compañeros y empleadores. Lo que está causando este malentendido es nuevamente el nivel superficial de pensamiento de que usted equipara un término descriptivo con la experiencia interna de alguien. Tal vez sea más preciso decir que lo que la gente llama TDAH es en realidad un conjunto de condiciones y relaciones entre la biología, la fisiología, la psicología, la neurología y todas las demás funciones corporales, además de todos los demás factores ambientales que pueden afectar a una persona. Esta mirada amplia al TDAH es obviamente extremadamente compleja y no es algo que pueda entenderse tan fácilmente, pero sin esta comprensión matizada, todo lo que realmente tenemos es un malentendido.

Bueno, el TDAH puede ser solo un término descriptivo y no hay ningún gen o químico del TDAH que se pueda probar, esto no significa que las experiencias de las personas etiquetadas con TDAH no sean reales. Así como puede que no haya una prueba química o genética para revelar la realidad del estado psicológico y fisiológico de alguien después de una ruptura romántica muy seria, no vamos por ahí diciéndole a la gente que su dolor y sufrimiento no son reales. Del mismo modo, no hay ninguna prueba química o genética para revelar la realidad del talento o la capacidad excepcional de alguien: no vamos por ahí diciéndole a la gente que sus talentos y habilidades no son reales.

El intento de equiparar las experiencias de alguien con el término descriptivo que deben ser las personas para ser probadas química o genéticamente y ser entendidas de manera lineal y simplista es la causa de tanto malentendido y la controversia en torno a la pregunta “¿es real el TDAH?”. Esta tendencia a devaluar la experiencia humana y reemplazarla con terminología de observador externo es algo que es un patrón en nuestra sociedad, y ha causado mucho más daño a aquellos que tienen ciertas experiencias marginadas que a todos nos gustaría admitir.

A menos que nuestra sociedad pueda superar las definiciones a nivel superficial y las contextualizaciones simplistas, no podremos ayudar y servir realmente. Sin el reconocimiento de la falta de conocimiento, entonces todo lo que uno tiene son sus propias percepciones. La verdadera comprensión y el verdadero conocimiento se basan en la admisión de la ignorancia y el aprendizaje a través de las experiencias de los demás. Sin esto, no podremos ver la naturaleza matizada de la realidad, sino más bien nuestras propias proyecciones conceptuales de lo que creemos que es la realidad no solo para nosotros mismos, sino también para los demás.

Mi esperanza es que al escribir este artículo, las personas puedan mirar más allá de los problemas a nivel superficial en torno a esta controvertida pregunta, y puedan comenzar el verdadero viaje del conocimiento y la comprensión. Las personas tienen experiencias en sus experiencias que son reales. Las personas que no tienen esas experiencias no entienden completamente la naturaleza y los matices de esas experiencias o de las que las están teniendo. Así como un mecánico nunca profesaría entender completamente la cirugía cerebral ni lo que un cirujano cerebral profesa entender completamente cómo arreglar un automóvil, también debe haber un reconocimiento de la falta de conocimiento por falta de experiencia.

El mayor servicio a cualquier ser humano no se hace a través de la proyección o conceptualización, sino a través del simple acto de escuchar y realmente escuchar con otro es pasar o experimentar. Es sólo a través de esa escucha que podemos comenzar a entender los detalles y matices de la experiencia de otro. Cada persona es diferente y tiene diferentes experiencias, sin embargo, puede haber ciertas similitudes y puntos en común que a menudo se superponen. Es tan importante centrarse en las experiencias únicas de los individuos como lo es centrarse en las superposiciones que tienden a compartir.

Así como no existe tal cosa como un promedio en la vida real, la superposición de ciertas similitudes y experiencias comunes no es una persona real manifestada. Más bien, hay muchos individuos diferentes con diferentes experiencias. En otras palabras, no existe el promedio de 1.93 niños por familia, ya que en realidad no existe tal cosa como 1.93 de un niño. De la misma manera, las superposiciones del TDAH no se manifiestan realmente en una persona tangible real, sino que son parte de muchas personas diferentes con diferentes experiencias.

Conocer a muchas personas diferentes con diferentes experiencias no es una tarea fácil. Incluso conocer a una persona es muy difícil, debido a la naturaleza compleja y los matices de la experiencia humana en la dinámica de la vida. Sin embargo, sin este intento sincero y honesto de valorar, validar y comprender plenamente las experiencias de otra persona, desafortunadamente no hay mucho que se pueda aprender. Además, y lo más desalentador, sin este conocimiento no puede haber una manera muy efectiva para que los demás seres humanos se ayuden unos a otros.

Espero que a través de esta exploración de esta pregunta pueda ver lo útil que es si el interrogador tiene la intención de preguntar ¿realmente entendemos qué es el TDAH?

Es sólo cuando podemos entender las experiencias de otra persona que estamos en condiciones de ayudar. De esta manera, explorar este tema puede ser muy útil y beneficioso para las personas que luchan con lo que se llama TDAH, ya que podría traer una verdadera comprensión a través de la verdadera escucha de las experiencias de los demás.

Con la verdadera comprensión y la verdadera escucha viene la ayuda real, y ese sería el mayor servicio no solo para las personas que luchan con lo que se llama TDAH, sino para todos los seres humanos que solo están tratando de vivir la vida para lidiar con sus muchos desafíos.

Este artículo representa más un llamado para que seamos más humanos y más compasivos unos con otros. Mi esperanza es que en lugar de continuar un debate, busquemos continuar y profundizar nuestra humanidad.

CJ grew up admiring books. His family owned a small bookstore throughout his early childhood, and he would spend weekends flipping through book after book, always sure to read the ones that looked the most interesting. Not much has changed since then, except now some of those interesting books he picks off the shelf were designed by his company!