¿Qué hace un buen poema? Lo que todo poeta necesita saber

by CJ McDaniel // abril 29 // 0 Comments

Al escribir cualquier obra literaria, existe la necesidad de entregar la escritura perfecta. Ya sea prosa, drama o poesía, una buena pieza de escritura asegura que el autor llegue y cautive a una gran audiencia.

Es esencial para ti como autor escribir un buen poema. Hay toneladas de buena poesía por ahí. Por lo tanto, tienes que ser extraordinariamente bueno para hacerte un nombre.

Este artículo se centra en lo que hace un buen poema. Continúe leyendo para una comprensión profunda del tema.

¿Qué hace un buen poema?

La mayoría de las veces, tienes que leer muchos poemas antes de encontrar uno que te atraiga. En esencia, cuán atractivo es un poema, depende de la persona que lo lea. Sin embargo, algunas cosas pueden hacer que su poema sea lo suficientemente bueno como para ser publicado y aceptado por una audiencia. Vamos a discutirlos en detalle.

Transmitir ideas de la mejor forma: Usa cualquier estilo que sientas que te permitirá expresar tu poema de la mejor manera posible. Puedes hacer que tu poema rime o no. Solo asegúrate de que lo que elijas transmita bien tus ideas.

Haga la elección correcta de la palabra: Las palabras son los colores de tu poema. Por lo tanto, las palabras que uses deben ser claras y relevantes para tu poema. A veces, cambiar una palabra puede mejorar la calidad de un poema.

Usa imágenes claras: Un buen poema debe tener imágenes claras que expresen las ideas. Ayuda al poema a mostrar a los lectores de qué se trata en lugar de decirles. Por lo tanto, tiene sentido para los lectores.

Dar espacio a la imaginación: Un buen poema no debe revelar muy poco o muchos detalles. No debe ocultar lo que el poema pretende y, al mismo tiempo, no detallar todo lo que el poeta quiere entregar. Debe crear espacio para que los lectores imaginen y experimenten el poema.

Tener una fuerte calidad emocional e intelectual: Un buen poema debe evocar una fuerte reacción emocional de los lectores. El poema también debe ser tal que el lector lo descifre cuidadosamente. Debe hacerles pensar y sentir lo que narra.

Tipos comunes de poema

Soneto: Es de origen italiano. Suele tener dos formas: la shakespeariana (isabelina) y la petrarca (italiana). Es principalmente sobre el amor y es un poema de catorce líneas. El soneto petrarquista tiene dos estrofas y contiene una observación o una pregunta en las primeras ocho líneas.

La segunda estrofa también responde a la pregunta o responde a la observación hecha en la primera. El esquema de rima es ABBA, ABBA y CDE CDE. Un ejemplo es “Soneto 227” de Petrarca, traducido por A.S. Kline.

Por otro lado, el soneto shakespeariano tiene cuatro estrofas. Las tres primeras estrofas tienen cuatro líneas cada una, y la última es un pareado (2 líneas) que suele ser la conclusión. El esquema de rima es ABAB, CDCD, EFEF y GG. Un ejemplo es “Déjame no al matrimonio de mentes verdaderas” de William Shakespeare.

Haiku: Es de origen japonés. Por lo general, se centra en la belleza y la naturaleza. También tiende a colocar dos ideas o imágenes una al lado de la otra, y su pronunciación las diferencia. Es un poema de tres líneas y a veces contiene diecisiete sílabas.

La primera y tercera línea tienen cinco sílabas, mientras que la segunda línea tiene siete sílabas. Ejemplos son “la lámpara una vez apagada” de Natsume Soseki y “Un viejo estanque silencioso” de Matsuo Basho.

Verso libre: No tiene reglas específicas. Por lo tanto, no tiene un esquema de rima o forma musical consistente. Puedes elegir rimar o no. Un ejemplo es “Retrato de una dama” de William Carlos Williams.

Limerick: Este es un poema humorístico. Por lo general, contiene conceptos elementales que aparecen como una broma. Por lo general, es un poema de cinco líneas con una sola estrofa. Eso comprende dos líneas más largas, dos líneas más cortas y una línea de cierre (que enfatiza la broma).

Las líneas largas generalmente tienen de 7 a 10 sílabas, las líneas más cortas, de 5 a 7 sílabas, y la línea de cierre, de 7 a 10 sílabas. Su esquema de rima es AABBA. Un ejemplo es “el hombre de Nantucket”.

Soliloquio: Un monólogo expresa los pensamientos internos del personaje. Por lo general, implica que el personaje se hable directamente a sí mismo en voz alta.

Oda: Esto se enfoca en una persona, evento o cosa específica. A veces, es un homenaje (no necesariamente a un sujeto muerto). Por lo general, no es necesario rimar y no sigue un patrón regular. Un ejemplo es “Oda al viento del oeste” de Percy Bysshe Shelley.

Villanelle: Contiene muchas repeticiones y es un poema de diecinueve líneas. También tiene cinco estrofas con tres líneas cada una. Además, tiene una estrofa de cierre con cuatro líneas. A veces, la línea 1 y la línea 3 contienen repeticiones. A veces, ABA, ABA, ABA, ABA, ABA y ABAA son el esquema de rima. Un ejemplo es “One Art” de Elizabeth Bishop.

Acróstico: En este poema, la primera letra de cada línea puede deletrear una palabra, frase o nombre. Así que de esta manera, puedes escribir intencionalmente un poema usando cualquier palabra de tu elección. Un ejemplo es “Nuggets” de Sathya Narayana.

Balada: Es un poema narrativo, que cuenta historias. Por lo general, se escribe en grupos de cuatro líneas. El esquema de rima es ABAB o ABCB. Un ejemplo es “Hurricane” de Bob Dylan.

Datos sobre cómo escribir un buen poema

Escribir un buen poema beneficia al autor y a los lectores. Es una cosa de dos vías. Por lo tanto, es crucial que cada autor se esfuerce por entregar el mejor poema posible. Esto es lo que implica un gran poema.

  • Un poema expresa tus ideas sobre un evento.
  • Es una base para comunicar sentimientos personales y crear relaciones más fuertes.
  • Por lo general, es social. Permite a las personas que comparten los mismos valores conectarse. Puede ser a través de un grupo de poesía.
  • Requiere que amplíes tu vocabulario y línea de pensamientos.
  • Un poema puede inspirar o educar.
  • El poema crea una apreciación de la vida y te ayuda a apreciar la belleza y la naturaleza.
  • La poesía es una habilidad que dura toda la vida. Puedes escribir un poema sin importar la edad que tengas.
  • Es un logro, especialmente cuando se reconoce públicamente.
  • Puede ampliar cualquier tema o línea de pensamiento de su elección.

Pasos para escribir un buen poema

Elige una idea o tema: Una idea o tema suele ser un punto de partida para tu poema. Puede ser aún más fácil si tienes un tema en torno a tu tema. Tu tema debe ser algo con lo que tus lectores puedan identificarse. Puede ser algo que te guste o incluso alguien a quien admires.

Elige el tipo de poema: Esto te ayudará a orientar tu tema hacia la forma que elijas.

Si su poema será corto o largo estará determinado por el tipo de poema. Por ejemplo, necesitarás menos estrofas para una balada que para un soneto.

Leer otras poesías relacionadas: No tienes que realizar mucha investigación para escribir un poema como otras obras literarias. Sin embargo, tendrás que revisar el trabajo de otros poetas que se relaciona con la forma que elijas. También te inspirará a escribir el poema.

Escribe un borrador en prosa: Ahora que tienes una idea o tema, es hora de construir algo con tu tema. Todavía no estás escribiendo el poema real, sino una historia. Escribe lo que se te ocurra. No es su esquema, sino un boceto de la historia a la que debe apuntar.

Hacer uso de los recursos literarios: Los buenos poemas contienen recursos literarios. Te ayudan a “mostrar” y no solo a “contar” tu poema. Por lo tanto, crean una imagen en la mente de su audiencia. Así que puedes hacer uso de símiles, metáforas y simbolismos para impulsar tu poema. Hacen que sus lectores lo experimenten más allá del significado ordinario.

Representarás una idea abstracta con una palabra, frase u objeto cuando uses simbolismo. A veces tu poema puede tener más de un significado, dejando que los lectores lo interpreten a su manera.

Usar metáforas y símiles de manera efectiva puede ayudarte a escribir como un poeta de renombre. Además, expresarán la belleza de tu poema. Sin embargo, tendrás que hacer una lluvia de ideas sobre la forma correcta de usarlos.

Evite el uso de clichés: No uses pensamientos o frases que se usen en exceso y harán que tu trabajo parezca que no es original.

Escribe desde tu corazón para que suene como tú cuando se lea en voz alta. Tu poema debe hacer que los lectores sientan lo que estás escribiendo. Hay que tener cuidado al usar símiles y metáforas, ya que pueden parecer clichés.

Escribe por ti mismo primero: A veces, la presión de escribir para una audiencia o mantener una regla puede hacer que su poema parezca rígido. Por lo tanto, siéntate y escribe por ti mismo. Escribe porque lo disfrutas y quieres expresarte. De esa manera, tu poema puede ser más flexible y mostrar tus pensamientos internos.

Lee tu poema en voz alta: Leerlo en voz alta para ti mismo te ayudará a saber si está reflejando tu tono. También puede hacer que enmiende las líneas que no se sienten o suenan bien. También puede leerlo a otra persona para verificar y hacer más ajustes.

Tómese un descanso: Cuando termines con tu borrador, no comiences a revisar de inmediato. Tómese un tiempo para descansar o participar en otra actividad. Te ayudará a revisarlo con ojos frescos y la cabeza clara.

Revisa tu trabajo: Revisar tu poema requerirá paciencia. Diviértete mientras revisas. Puede dejar que su grupo de poesía lo critique constructivamente o dárselo a un editor de poesía profesional. Cualquiera que sea la opción que elijas, tómate tu tiempo para crear un gran poema.

Un consejo útil: Toma en serio cada crítica, ya sea constructiva o no. Aprende de las críticas y mejora tu escritura. Es mejor que un grupo critique tu trabajo que que tu audiencia haga lo mismo.

Conclusión

Escribir un poema es una forma de expresar tus pensamientos y sentimientos internos. Pero tienes que escribir un buen poema para que tu audiencia lo disfrute cuando se publique. Su capacidad para ser flexible y usar los pasos adecuados puede marcar la diferencia. Finalmente, sé creativo cuando escribas y disfruta del proceso.

CJ grew up admiring books. His family owned a small bookstore throughout his early childhood, and he would spend weekends flipping through book after book, always sure to read the ones that looked the most interesting. Not much has changed since then, except now some of those interesting books he picks off the shelf were designed by his company!